Málaga

MALAGA

Málaga es la capital de la Costa del Sol por excelencia. Su buen clima todo el año, sus museos y monumentos, y sus playas son motivos más que suficientes para visitar esta ciudad andaluza. Maravillarse con sus ruinas romanas, respirar su esencia árabe o seguir las huellas de Picasso es posible en una ciudad que no entiende de temporadas. ¡Siempre es buena época para visitar Málaga!

¿Por qué visitar Málaga?

Aunque el tiempo de Málaga, sus fiestas y su playa hayan convertido a la ciudad andaluza en uno de los principales destinos vacacionales en España, Málaga es mucho más que eso. Sus calles despenden una combinación mágica de ruinas romanas, elementos árabes y monumentos cristianos que conforman un escenario único.

Además, los amantes del arte tienen una parada imprescindible en la capital de la Costa del Sol. Picasso dio sus primeras pinceladas en Málaga, una ciudad que inspiraría gran parte de su obra, expuesta en el Museo Picasso de Málaga. Se trata de una de las pinacotecas más importantes de España.

La gastronomía de Málaga es otro de los puntos fuertes de la ciudad. Los espetos, el vino dulce y muchos otros productos son característicos de esta zona de Andalucía. Además, en fechas clave como la Feria de Málaga o la Semana Santa, la ciudad se viste de gala y saca el mejor partido de sus platos típicos y de su baile por excelencia: el flamenco.

Historia de Málaga

Las huellas fenicias, romanas, árabes y cristianas de Málaga dan forma a una de las ciudades más antiguas de la península ibérica. Descubre la historia de Málaga y su reflejo en los monumentos más importantes de la ciudad

El origen de la ciudad

Los primeros asentamientos en el territorio que hoy conocemos como Málaga se remontan al año 800 a.C., cuando los fenicios cultivaron por primera vez estas tierras y establecieron un importante enclave comercial que se mantendría durante varios siglos.

Los fenicios bautizaron la ciudad bajo el nombre de Malaka, que significa ‘saladero de pescado’. Esta civilización encontró en Málaga la oportunidad perfecta para comerciar, era abierta al mar y sus montes la otorgaban protección frente a ataques invasores y actuaban como frontera natural.

Además de sembrar el origen de Málaga, los fenicios dejaron como legado el cultivo de la vid, que ha perdurado hasta nuestros días en el característico vino dulce de Málaga, uno de los rasgos propios de su gastronomía.

Tras las guerras púnicas, los romanos conquistaron la ciudad, que pasó a formar parte de Hispania. La Malaca romana continuó su auge comercial y llevó a cabo un importante desarrollo cultural y artístico. El mayor símbolo del paso de esta civilización por Málaga es su majestuoso Teatro Romano, que data del siglo I. En el Museo de Málaga se exponen muchos otros objetos utilizados en el día a día de la Málaga romana.

Invasión musulmana

En el siglo VIII, los bereberes del norte de África cruzaron el estrecho de Gibraltar y conquistaron gran parte de la península ibérica. Málaga era una de las ciudades más codiciadas por la importancia comercial de su puerto. En el año 743, Málaga pasa a formar parte de al-Ándalus.

Los musulmanes protegieron Málaga con importantes medidas defensivas, ya que se trataba del principal puerto del Emirato de Córdoba y posterior Califato. Así, construyeron la Alcazaba de Málaga, el Castillo de Gibralfaro y una gran muralla con cinco puertas que rodeaba la ciudad.

Además de estos monumentos, todavía es posible sentir la esencia de la Málaga árabe en el casco antiguo de la ciudad. El trazado de las calles es típico de los países musulmanes, con un enredado de callejuelas estrechas que ayuda a los habitantes a protegerse del tiempo de Málaga.

La vuelta al cristianismo

El 19 de agosto de 1487, los Reyes Católicos conquistaron Málaga. No fue una victoria rápida, y los monarcas tuvieron que emprender una campaña basada en el sitio y el corte de suministros. Conquistar Málaga era clave para hundir a Granada y terminar así el proceso de la Reconquista.

En los años siguientes, se construyó en la ciudad una gran Plaza Mayor que hoy conocemos como la Plaza de la Constitución y se iniciaron las obras de la Catedral.

Ya en el siglo XIX, Málaga fue una de las ciudades que se rebeló contra el absolutismo de Fernando VII. El general Torrijos y sus soldados fueron fusilados en una playa cercana a Málaga por defender los ideales de libertad. Hoy en día, sus restos descansan bajo un obelisco en la Plaza de la Merced.

Málaga en la Guerra Civil

Uno de los capítulos más oscuros de la historia de Málaga llegó en 1936, cuando estalló la Guerra Civil española. Esta ciudad andaluza fue una de las más castigadas por el bando sublevado, que se saldó con 250.000 huidos y unos 8.000 civiles fusilados.

Sin duda, el episodio más sangriento del conflicto fue la Masacre de la carretera Málaga-Almería, conocida como "la desbandá". Mientras cientos de familias huían a pie por esta carretera, los aviones bombardearon desde el cielo y mataron a unas 3000 personas.

Boom turístico y actualidad

En los años sesenta, Málaga vivió un auténtico boom turístico a nivel internacional y se convirtió en uno de los destinos más codiciados gracias a su buen tiempo todo el año, sus playas y su oferta cultural. La Costa del Sol recibió la llegada masiva de extranjeros y famosos que venían de vacaciones o compraban una segunda vivienda.

La economía, el comercio y la construcción de hoteles y apartamentos se dispararon en la época dorada de la Costa del Sol, marcando un antes y un después en la historia de Málaga.  

Hoy en día, Málaga ha mejorado su red de transportes, cuenta con uno de los aeropuertos más importantes de España y recibe unos 10 millones de visitantes cada año. Además, eventos como la Feria de Málaga o el Festival de Cine tienen renombre internacional y atraen a visitantes de todos los rincones del planeta. 

Costa del Sol

Uno de los principales reclamos turísticos de Málaga es precisamente la Costa del Sol, nombre que reciben los pueblos de la costa malagueña que comparten buen tiempo, extensas playas de arena dorada y una belleza única.

La Costa del Sol ha batido todos los récords de turismo en España en las últimas décadas. Esta zona litoral de Málaga registra una media de 18 millones de pernoctaciones anuales, concentra casi la cuarta parte del turismo de Andalucía y aumenta su población cada año gracias al asentamiento de británicos, alemanes y escandinavos, atraídos por el clima de la zona.

Los 17 municipios que conforman la Costa del Sol de Málaga comparten el buen tiempo todo el año, playas de arena dorada bañadas por el Mediterráneo, una gastronomía que enamora y la belleza singular de sus pueblos blancos de casas encaladas. ¿Qué más se puede pedir?

Un poco de historia

El auge turístico de Málaga se vio truncado por dos acontecimientos trascendentales que oscurecieron su historia: la Guerra Civil y la Segunda Guerra Mundial. Estos dos conflictos bélicos marcaron unos años de decadencia para el desarrollo de Málaga y frenaron en seco la llegada masiva de turistas.

Años después, la llegada a Málaga de personajes de fama mundial, como Grace Kelly, Frank Sinatra o Marlon Brando, impulsaron de nuevo a la Costa de Sol como uno de los mejores destinos vacacionales del momento.

En los años sesenta, lo que hasta entonces habían sido pequeños pueblos pesqueros de la costa malagueña se convirtieron en auténticos nichos de turismo. Torremolinos marcó el punto de partida de este desarrollo, seguido por Benalmádena, Fuengirola y Mijas.

Otros pueblos de la Costa del Sol

Los pueblos de la Costa del Sol de Málaga atraen cada año a parejas, grupos de amigos y familias. El encanto de estos pueblos, sumado a sus extensas playas y a su ambiente nocturno hacen que la Costa del Sol sea la elección final de muchos turistas que buscan unas vacaciones completas.

Las localidades costeras que reciben mayor número de visitantes son Torremolinos, Benalmádena y Fuengirola; las tres famosas por sus extensas playas de arena dorada y por su amplia oferta hotelera. Marbella es el destino elegido para quienes buscan el lujo y la exclusividad, mientras que Nerja es la alternativa perfecta para disfrutar de playa y turismo a partes iguales.  

Otros de los pueblos más visitados de la Costa del Sol son Mijas, Estepona, Manilva y Veléz-Málaga.

Las mejores playas

La Costa del Sol cuenta con más de 150 kilómetros de costa y unas 125 playas, por lo que la oferta para disfrutar de un día de sol y mar es casi infinita. Cada playa tiene su encanto particular y todas ellas ofrecen duchas, bares y opciones de ocio como golf o clubes náuticos; por lo que vuestra elección dependerá de la zona donde os alojéis.

Las más famosas son la playa de Calahonda y la playa de Maro (Nerja), la playa de Bil-Bil (Benalmádena), la playa del Castillo (Fuengirola), la playa del Cabopino y Puerto Banús (Marbella) y Playamar (Torremolinos).

Atractivos turísticos

Calle Marqués de Larios

La Calle Larios es el centro neurálgico de la Feria de Málaga de día. El resto del año, esta gran avenida se convierte en la zona comercial y de bares más famosa de la ciudad.

Desde la Alameda Principal hasta la Plaza de la Constitución se extiende la calle más famosa de Málaga: la Calle del Marqués de Larios. Esta amplia avenida que atraviesa el casco histórico rebosa elegancia en cada esquina e invita a pasear sin rumbo a turistas y malagueños.

Un poco de historia

La necesidad de una gran avenida que comunicara el Puerto de Málaga con el casco urbano propició la creación de la Calle Larios. La financiación del proyecto corrió a cargo de la familia Larios, una de las más poderosas e influyentes de Málaga en el siglo XIX.

Paseando por la Calle Marqués de Larios es fácil darse cuenta de que todos los edificios siguen un mismo estilo arquitectónico. Se trata de una calle perfectamente simétrica que desprende equilibrio y simetría. Además, las esquinas de todos los edificios son redondeadas, para que fluyera el aire en las calles del centro y evitar la propagación de enfermedades en el siglo XIX.

Qué ver en la Calle Larios

La Calle Larios es la principal zona comercial de Málaga. Además de ser un sitio de paso obligado, concentra numerosas tiendas de ropa, cosmética, decoración y otros servicios que la convierten en una zona excelente para ir de compras en pleno centro histórico de Málaga.

El cariño que los malagueños le tienen a la Calle Larios es tal, que siempre luce perfectamente decorada para las ocasiones especiales. Mientras que en verano y en primavera los toldos de colores cubren la calle para combatir el tiempo de Málaga, en Navidad las luces iluminan y alegran todo el paseo.

Sin duda la fecha clave en que la Calle Larios rebosa vida y fiesta en todo su esplendor es la Feria de Málaga. Las casetas, los farolillos y el vino Cartojal son los grandes protagonistas de la feria de día que se vive cada año en la Calle Larios de Málaga, y que ha llegado a hacer sombra a los eventos de la Feria del Real. ¡La Calle Larios de fiesta no tiene competidores!

Catedral de Málaga

La Catedral de Málaga tardó en construirse tres siglos y hoy en día sigue sin terminar. La ausencia de la segunda torre ha hecho que los malagueños bauticen a su catedral como “la Manquita”.

La Catedral de la Encarnación es el templo más importante de Málaga y la segunda catedral más alta de Andalucía, por detrás de la Giralda de Sevilla. Su construcción comenzó a mediados del siglo XVI, siguiendo los planos de Diego de Siloé, y no se terminó hasta finales del siglo XVIII. ¡Casi tres siglos después!

Un poco de historia

En agosto de 1487, los Reyes Católicos tomaron Málaga, una ciudad que sería clave para culminar el proceso de Reconquista de la península ibérica. A los nuevos monarcas les urgía convertir a la población al catolicismo, así que utilizaron los cimientos y la estructura de la Mezquita Mayor de Málaga para levantar una majestuosa catedral.

La Catedral de Málaga fue un ambicioso proyecto que tenía como objetivo mostrar la grandiosidad del cristianismo a los árabes. La Puerta del Perdón alberga una rica decoración cargada de simbolismo para explicar los puntos básicos del cristianismo a la población.

Este majestuoso templo se construyó en varias etapas, todas marcadas por la falta de recursos económicos. El resultado fue una combinación de estilos: altura gótica, portada barroca e interior renacentista.

La Manquita

Lo primero que llama la atención al visitar la Catedral de Málaga es la ausencia de la segunda torre. Mientras que la torre norte se eleva 84 metros de altura, su hermana gemela se ha quedado a la mitad. De hecho, es posible ver los cimientos de la segunda torre todavía sin terminar.

¿La razón? Aunque existen varias teorías, la más fundamentada es que los fondos destinados a terminar la torre sur se emplearon para financiar la Guerra de Independencia de Estados Unidos y perjudicar así a los británicos.

La peculiar forma de la catedral ha hecho que los malagueños la rebauticen cariñosamente como La Manquita.

Visitar el interior de la catedral

La Catedral de Málaga fue declarada Bien de Interés Cultural en 1931 por su arquitectura y su cuidado interior, que merece la pena visitar. El Altar Mayor y la Sillería del Coro de Pedro de Mena son dos auténticos tesoros de la historia del arte. Además, la catedral alberga uno de los pocos órganos gemelos del mundo, un cuadro pintado sobre piel de elefante y un lienzo de Alonso Cano.

Teatro Romano de Málaga

Las obras para la construcción de un edificio público en pleno centro de Málaga en 1951 sacaron a la luz los restos arqueológicos más antiguos de la ciudad: el Aditus Maximus, levantado por los romanos en el siglo I.

A muy pocos metros de la Alcazaba de Málaga, en la ladera del monte Gibralfaro, se encuentra el Teatro Romano de Málaga, un majestuoso auditorio construido en el siglo I que ha permanecido durante siglos enterrado bajo tierra.

El hallazgo arqueológico

A mediados del siglo XX comenzaron en el centro de Málaga las obras de construcción de un edificio municipal dedicado a la cultura. En las excavaciones se hallaron una serie de construcciones antiguas que, en un principio, se asociaron con una de las puertas de la antigua muralla que protegía la ciudad.

Tras analizar los hallazgos, se constató que se trataba del Aditus Maximus, un teatro romano construido en el siglo I y utilizado por esta civilización hasta el siglo III. Sin embargo, las obras del edificio municipal siguieron adelante, y los malagueños bautizaron la sede como “Casa de la Incultura”.

Tras varios años de controversia, en los años noventa se decidió derribar la Casa de la Cultura y poner en valor el yacimiento arqueológico del Teatro Romano de Málaga.

Un poco de historia

Desde el siglo I hasta el siglo III, los romanos utilizaron este teatro para representar las tragedias y comedias de los autores de la época. El teatro romano consta de tres partes diferenciadas: la orquestra, el escenario y el graderío, de unos 16 metros de altura. Esta última parte ha conservado gran parte de su estructura original, ya que los romanos utilizaron la pendiente de la ladera para asentar las gradas.

Con la caída del Imperio romano, la historia de Málaga cambió por completo y el teatro quedó olvidado. Siglos más tarde, los árabes utilizaron numerosas piezas del teatro romano para reforzar la Alcazaba, que hoy en día combina arcos de herradura y yesería con columnas y capiteles romanos.

Visitar el Teatro Romano

Hoy en día, el Teatro Romano de Málaga es una de las visitas imprescindibles de la ciudad. Junto al yacimiento arqueológico hay un centro de interpretación donde conocer el estilo de vida en la Málaga romana. Además, en ocasiones especiales, el teatro se utiliza para representar obras de esta época.

Puerto de Málaga

El Puerto de Málaga es un lugar excelente para ir de compras, degustar la gastronomía malagueña o disfrutar de las vistas al mar abierto. 

El Puerto de Málaga es uno de los más completos del país y cuenta con instalaciones modernas que propician su importante envergadura comercial. Se trata de un puerto comercial, deportivo, pesquero y de pasajeros; por lo que cuenta con numerosos atractivos y ha sabido mantener su importancia histórica.

Gracias a su ubicación privilegiada en la Bahía de Málaga, el puerto de la ciudad ha sido desde siempre un importante enclave comercial en el Mediterráneo. Durante el asentamiento de fenicios, romanos y árabes, el comercio marítimo de Málaga no dejó de crecer. De hecho, el Puerto de Málaga fue durante mucho tiempo el más importante de España, solo por detrás del de Barcelona

Hoy en día, el Puerto de Málaga es además parada de muchos cruceros de surcan el Mediterráneo.

Museo Picasso de Málaga

Si hay un museo imprescindible en Málaga, ese es el Museo Picasso. Contemplar de cerca las obras de arte del maestro del cubismo en su ciudad natal es una experiencia única que solo puede ofrecer el Museo Picasso de Málaga.

Yo nunca he hecho dibujos de niño, ni siquiera de pequeño". Esta frase impresa en la pared de la primera sala recibe a los visitantes del Museo Picasso de Málaga. Se trata de un prólogo de lo que esconde dentro, un recorrido por la obra de un artista genuino que redefinió la realidad.

Picasso nunca siguió las imposiciones académicas ni se ató a un único estilo. El pintor malagueño pasó de trabajar en dos dimensiones a hacerlo en tres para “crear formas que adquirieran vida propia”. De esta forma, a principios del siglo XX nació un nuevo movimiento artístico que rompió con todas las normas establecidas: el cubismo.

El máximo exponente del cubismo fue Picasso. Prueba de ello es el cuadro más famoso del artista, el Guernica, que se expone en el Museo Reina Sofía de Madrid

El museo

El Museo Picasso de Málaga se encuentra en el Palacio de Buenavista, un edificio renacentista con elementos mudéjares en pleno casco histórico de la ciudad. En el subsuelo del palacio hay un yacimiento arqueológico del siglo VII a.C., que muestra el origen fenicio de la ciudad, y vestigios de la época romana.

Cuadros más importantes

La obra de Pablo Picasso no conoce fronteras. A pesar de que sus lienzos se exponen en los museos más importantes del mundo, el Museo Picasso de Málaga expone varios de sus cuadros más famosos, que fueron donados por el artista a su ciudad natal.

PANORAMICA DEL PUERTO DE MALAGA

CALLE LARIOS - NAVIDAD

FARO DE MALAGA


MUSEO PICASSO

PANORAMICA - PUERTO - CIUDAD